Prueba la dieta del cavernícola para evitar los alimentos procesados. En la época en la que los cavernícolas habitaban la tierra, no tenían tiempo para hornear panecillos o freír papas fritas. La dieta cavernícola o paleolítica recrea algunos hábitos alimenticios de la época con la premisa de que el organismo del ser humano no está adaptado para los ingredientes y la forma de cocción actuales. Se pueden ingerir carnes, vegetales, frutas y otros alimentos que estaban disponibles en ese entonces, y se debe evitar todo lo que haya sido “inventado” después.[12]

Sé realista en cuanto al tipo de ejercicio que puedas realizar al iniciar un programa nuevo. Si no tienes experiencia en el mundo de la actividad física, es poco probable que puedas esforzarte demasiado o entrenar durante mucho tiempo. Sin embargo, no es necesario realizar demasiado ejercicio para obtener resultados. Escoge una actividad que no presente muchas complicaciones, e incrementa la intensidad de manera gradual.[16]
×