Come las comidas principales o los bocadillos cada dos a cuatro horas. Omitir las comidas no te ayudará a perder peso, e incluso puede ser perjudicial para alcanzar este objetivo. Los alimentos proporcionan la energía que el cuerpo necesita, por lo que estar mucho tiempo en ayunas puede causar cansancio, reduciendo tu nivel de actividad. Además, esta falta de nutrientes hará que el cerebro precise un alimento rico en calorías y azúcares para recuperar las energías rápidamente. Por lo tanto, en vez de pasar hambre, planifica comidas saludables en intervalos regulares.[3]

Consejo: ten en cuenta que toda dieta que reduzca la ingesta calórica permite bajar de peso. Contrariamente a lo que se cree, no existen planes alimentarios que aceleren la pérdida de peso a partir de ciertos tipos de alimento. Sin embargo, algunas comidas proporcionan una mayor sensación de saciedad durante más tiempo y son más nutritivas. Las dietas especializadas permiten escoger muchos de estos alimentos.
Ha colaborado en calidad de redactora con varias agencias de marketing como Inbox Marketing Digital y Súmate Marketing Digital. Ha redactado artículos para las siguientes empresas y entidades educativas: Pymerang, JW Maxx Solutions, Washington University in St. Louis, Redlemon. Jobtonic, Creativa Edition, WYRAG Consulting. Actualmente, trabaja como SEO Content Manager en Pulpo Creatividad y DigitAll Business.
Consume porciones más pequeñas para reducir la ingesta calórica diaria. No es necesario que dejes de comer todo lo que te gusta para poder perder peso. Al mismo tiempo, escoger platos más saludables no implica que puedas comer la cantidad que desees. Por lo tanto, controla el tamaño de las porciones con tazas medidoras o cucharas especiales. Si lo deseas, puedes comer en platos o recipientes más pequeños como un truco mental para que el cerebro crea que estás comiendo más.[5]

En una olla grande añade una cucharada de aceite de oliva, cuando esté caliente añade 3 dientes de ajo enteros y remueve para que no se quemen y se doren. Cuando estén doraditos añade las judías pintas (que previamente habrán estado en remojo un día), remueve unos minutos, añade agua (3 veces más que el peso de las judías) y 2 hojas de laurel. Tapa la olla y deja hervir hasta que estén cocidas.
Considera la liposucción. Esta es una opción quirúrgica muy rápida para perder peso. Por lo general, solo se recomienda para aquellas personas que tienen una o dos áreas grasas del cuerpo, pero que tienen un peso corporal saludable. Como todo procedimiento quirúrgico, conlleva ciertos riesgos para la salud y solo debe realizarlo un profesional certificado.[25]
Sé realista en cuanto al tipo de ejercicio que puedas realizar al iniciar un programa nuevo. Si no tienes experiencia en el mundo de la actividad física, es poco probable que puedas esforzarte demasiado o entrenar durante mucho tiempo. Sin embargo, no es necesario realizar demasiado ejercicio para obtener resultados. Escoge una actividad que no presente muchas complicaciones, e incrementa la intensidad de manera gradual.[16]
×