No se trata de seguir dietas estrictas en la que se limitan grupos de alimentos. Se trata de comer de todos los grupos de alimentos para obtener todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. La estrategia se basa en tomar menos calorías de las que gastamos a costa de azúcares y grasas, especialmente las que no son saludables. A esta estrategia se le llama dieta hipocalórica.

Paso 1. Por este tiempo para perder peso, olvídate del azúcar. Y estamos hablando de la azúcar refinada, esta es una de las principales causas de obesidad en el mundo y por consecuencia causa problemas de presión y ataques cardiacos. Con azúcar refinada nos referimos a todos los refrescos o sodas, chocolates industriales, jugos procesados, dulces industriales, etc. La manera saludable de obtener azúcar es consumir de 2 o 3 frutas al día, como plátano, manzana, frutos secos, con esto es más que suficiente y no necesitas de otros tipos de azúcares. Te recomiendo eliminar el azúcar de tu dieta.
No se trata de seguir dietas estrictas en la que se limitan grupos de alimentos. Se trata de comer de todos los grupos de alimentos para obtener todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. La estrategia se basa en tomar menos calorías de las que gastamos a costa de azúcares y grasas, especialmente las que no son saludables. A esta estrategia se le llama dieta hipocalórica.
Nem passe pelas seções do mercado que têm alimentos calóricos. É melhor limitar o seu perímetro de acesso às partes do mercado onde ficam os alimentos saudáveis e frescos. No entanto, se você tiver que sair da rota para pegar algo, evite as áreas onde estão os seus maiores inimigos, como doces ou refrigerante. É como prega o ditado: os que os olhos não veem, o coração não sente![9]
Come las comidas principales o los bocadillos cada dos a cuatro horas. Omitir las comidas no te ayudará a perder peso, e incluso puede ser perjudicial para alcanzar este objetivo. Los alimentos proporcionan la energía que el cuerpo necesita, por lo que estar mucho tiempo en ayunas puede causar cansancio, reduciendo tu nivel de actividad. Además, esta falta de nutrientes hará que el cerebro precise un alimento rico en calorías y azúcares para recuperar las energías rápidamente. Por lo tanto, en vez de pasar hambre, planifica comidas saludables en intervalos regulares.[3]
Priorize as proteínas magras e os vegetais sem amido na hora de comer. Preencha ½ do prato com vegetais sem amigo, ¼ com proteínas magras e ¼ com cereais integrais ou vegetais com amido. Além disso, incorpore gorduras saudáveis, como azeite de oliva, abacate e alguns peixes à dieta. Na hora de lanchar, coma frutas, nozes, sementes e vegetais cortados.[4]
Para poder llevar a cabo la dieta tienes que tener siempre en casa frutas y verduras. Lo ideal es que compres al menos una vez a la semana frutas y verduras frescas variadas (para ensaladas, cremas de verduras, saltearlas, para hervir…). Y por si la semana se te complica y no tienes tiempo, siempre va bien tener en casa conservas de verduras como espárragos o alcachofas que te solucionan una cena.
Muchas gracias Adriana y a todo el equipo de Alimmenta. No sólo por las consultas y los ánimos que nos habéis dado, sino también por los videos e interacción en redes sociales que nos ofrecéis como otro medio de comunicación. En un mundo donde ya las distancias no importan, nos demostráis que la calidad no depende de ir presencialmente a consulta sino de los profesionales que la conformáis.
Pon una cazuela en el fuego con 2 cucharas soperas de aceite y un ajo picado. Una vez esté el ajo pochado, añade un puerro cortado a trocitos y deja que se cocine unos minutos. Echa una patata troceada a dados y 7 espárragos blancos en conserva cortados por la mitad. Añade una pizca de sal, el agua de los espárragos y un poco de agua hasta cubrir las verduras. Deja que cocine a fuego medio y una vez esté la patata tierna, tritura hasta que quede una textura fina.

Recomiendo a Vanesa al 100%. En mi caso, he perdido peso sin pasar nada de hambre, simplemente cambiando hábitos y eliminando alimentos de mi dieta que no me hacían ningún bien pero no conseguía dejar de comerlos, tras varios días sin probarlos volvía a caer. Es más, he perdido peso comiendo más cantidad de lo que comía antes. Ahora tengo una «dieta» que se quedará conmigo para siempre, pues no es una dieta, es un hábito. Vanesa es muy flexible y si hay algo que no te gusta te lo cambia por otra cosa similar sin problema. Realmente ha sido muy fácil. También he notado cuando voy a comprar y miro el cesto, que compro muchísimo mejor, todo saludable, y todo gracias a ella.
Priorize as proteínas magras e os vegetais sem amido na hora de comer. Preencha ½ do prato com vegetais sem amigo, ¼ com proteínas magras e ¼ com cereais integrais ou vegetais com amido. Além disso, incorpore gorduras saudáveis, como azeite de oliva, abacate e alguns peixes à dieta. Na hora de lanchar, coma frutas, nozes, sementes e vegetais cortados.[4]
×